viernes, 23 de noviembre de 2012

Un anillo de oro de 64 kilos



En Dubai, el exceso es norma. Es por ello que no me sorprende, de paseo por el zoco, ver en el escaparate de una joyería un anillo de 64 kilos de peso. Casi todo es de oro de 21 quilates, aunque también hay 5,17 kilos de piedras preciosas. Pero, ¿a quién puede interesarle comprar un anillo tan grande? ¿Qué haría con él? ¿Lucirlo como un flotador alrededor de la cintura? Probablemente nadie lo comprará, pero, lo dicho, en Dubai se lleva un exceso que les impulsa a hacer siempre lo más grande del mundo. Para deslumbrar, claro.
Hay quien a Dubai prefiere llamarlo You Buy. Suena parecido y remite a la fiebre de las compras que domina este emirato en el que el dinero circula a espuertas. Hay unos dos millones de habitantes en Dubai, de los que 1.100.000 son trabajadores extranjeros. Cuando se quedan sin trabajo, tienen dos meses para encontrar otro. Si no lo encuentran, fuera. Así se explica que las cifras del paro sean bajas en Dubai.
Los ricos de Dubai suelen salir cuando se pone el sol y la temperatura se suaviza. Es entonces cuando ves aparecer los Ferraris, Lamborghinis, Mercedes y otros juguetes de los jóvenes ricos del emirato. Se trata, una vez más, de mostrar al mundo que tienen dinero, mucho dinero. A pesar de que a su alrededor sólo hay desierto... Bueno, y petróleo, claro.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada