viernes, 12 de febrero de 2016

Final de viaje en Bangkok



Este viaje por Tailandia termina en Bangkok, una ciudad que puede llegar a ser estresante, pero que también cuenta con lugares relajantes donde es posible olvidar que estamos en una de las grandes ciudades de Asia. Uno de estos lugares es el templo de Wat Poh, con el gran Buda echado, o la Casa Museo de Jim Thompson, un comerciante norteamericano de seda que desapareció misteriosamente hace más de cuarenta años.
La calma que desprende la casa es todo un contraste con los muchos interrogantes que dejó atrás ese hombre que fue espía durante la Segunda Guerra Mundial. Aparte de la casa de Jim Thompson, merece la pena subirse a un autobús fluvial para ver el skyline de la ciudad desde el río, darse un masaje (o varios) y pasear por Chinatown para comer en alguno de sus pequeños y maravillosos restaurantes.  
Para culminar el viaje, lo que se lleva en Bangkok son las copas en los sois del barrio de Sukhumvit, donde la marcha está asegurada, o el shopping compulsivo. Los infinitos tenderetes de la calle y los centros comerciales, como el barato MBK o el caro Parangon, parecen estar esperando a los turistas para que no se vayan de vacío de Tailandia. ¡Y hasta la próxima!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada