miércoles, 24 de julio de 2013

El bonito pueblo de Norg

Norg, a tan sólo 8 kilómetros de Veenhuizen, es tan bonito que lleva con orgullo la etiqueta de “pueblo más bonito de la provincia de Drenthe”. Y no hay para menos. Es un pueblecito agradable de unos cuatro mil habitantes, con una plaza arbolada presidida por una iglesia del siglo XIII, cuatro o cinco calles empedradas, dos supermercados, decenas de casas con encanto, unos cuantos hoteles y restaurantes, un par de gasolineras y dos molinos restaurados, de estos que parecen a punto de foto.
Con todos estos datos no es extraño que en Norg predomine un turismo tranquilo, con parejas de holandeses jubilados que se pasean en bicicleta por la campiña de los alrededores, sin cansarse demasiado, y acuden al atardecer a recuperar fuerzas a alguno de los restaurantes de la población, después de admirar las casas típicas con tejado de paja.
De vez en cuando pasa por Norg una pandilla de moteros. Paran lo justo para tomar una cerveza, echan un vistazo rápido al pueblo y vuelven a la carretera. Ven que no es su rollo. A los jubilados, en cambio, les encanta tanta tranquilidad. Plácidos paseos en bici y, muy de vez en cuando, si buscan “emociones fuertes”, acuden al vecino Veenhuizen, a dar unas vueltas alrededor de la prisión. Es entonces cuando les sube la adrenalina e imaginan las situaciones de peligro que es imposible imaginar en Norg.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada