domingo, 15 de diciembre de 2013

Olduvai Gorge, la Zona Cero de la humanidad



Emociona llegar a la garganta de Olduvai, situada al este del Serengeti, en Tanzania. No puede decirse que sea un lugar espectacular, pero me emociona saber que estoy en un lugar clave en cuanto a yacimientos prehistóricos, en la Zona Cero de la humanidad. La capa más antigua del yacimiento se remonta a 1,9 millones de años y fue aquí donde el matrimonio Leakey excavó durante cuarenta años buscando a los homínidos más antiguos. En 1931, Louis Leakey vio en Berlín un fósil de esta garganta africana y se le ocurrió que allí podía estar el origen de la humanidad. El hallazgo de un esqueleto de 1,75 millones de años alteró la idea que se tenía de la evolución humana.

La garganta mide 55 kilómetros de largo en los que se superponen estratos de épocas muy distintas. Sólo te dejan contemplarlo desde un mirador situado en la parte alta, con lo que la imaginación tiene que trabajar para hacerse una idea de lo que es Olduvai. Aún así, la visita merece la pena. Estar allí es como estar echando una ojeada a la cuna de la humanidad.
Lo curioso de Olduvai es que, en el museo adyacente, además de restos, huellas y maquetas interesantes, exponen la bicicleta de un amtropólogo japonés, Yoshiharu Sekino, que entre 1993 y 2004 dio la vuelta al mundo pasando por Olduvai. Los restos de los hominidos más antiguos son todo un contraste con la modernidad de la bicicleta expuesta.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada