sábado, 5 de abril de 2014

Días tranquilos en Paro



Lo más famoso de la apacible ciudad de Paro es probablemente el aeropuerto, ya que por él entran y salen los miles de turistas que llegan cada año a este país del Himalaya obsesionados con la felicidad. Pero Paro es mucho más. Es, por ejemplo, su calle principal, con casas bajas de arquitectura tradicional, o es el majestuoso dzong (mitad monasterio, mitad centro de gobierno) que la preside. Data del siglo XV y el río que fluye enfrente y las montañas nevadas del fondo le otorgan un aire majestuoso.
Bernardo Bertolucci filmó en este dzong una parte de su película El pequeño Buda. No es extraño que eligiera este lugar, ya que apenas cruzas el umbral del monasterio te sientes transportado a tiempos medievales y sientes que te envuelve una sensación de paz. 
Llueve cuando visito el dzong, pero incluso bajo la lluvia siento la fuerza que desprende el monasterio. Para redondear la felicidad, un monje me vende un amuleto que, según dice, me permitirá salvar ochenta mil obstáculos. Tropiezo en un escalón al salir del dzong, pero sonrío y pienso que no pasa nada: todavía puedo superar 79.999 obstáculos. Así es más fácil ser feliz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada