miércoles, 30 de abril de 2014

El Púlpito de los fiordos noruegos

Preikestolen, El Púlpito, es una de esas maravillas de la naturaleza que merece la pena visitar por lo menos una vez en la vida. Es la naturaleza en gran formato: una gran roca situada a 604 metros de altura, casi sobrevolando un precioso fiordo noruego, que atrae a unos cien mil visitantes al año. Su espectacular imagen no admite discusión.
Llegar al Púlpito requiere esfuerzo. Son unas dos horas de excursión, por un sendero en cuesta con piedras inestables y a veces con barro. Es bueno que sea así. De otro modo, en el supuesto caso de que un teleférico acortara el viaje, los visitantes serían millones y probablemente no se apreciaría tanto la belleza del lugar. El esfuerzo que haces por llegar contribuye en buena medida a valorar el Púlpito.
El descenso se hace largo, pero regreso a Stavanger con la sensación de que acabo de pisar uno de los lugares más impresionantes de la Tierra.
 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada