lunes, 6 de octubre de 2014

La duna 45 del Namib



Hay una duna en el desierto del Namib, cerca de Sesriem, que mide más de cien metros de altura y recibe el nombre de 45. Alguien podría pensar que Namibia es un país tan ordenado, tan alemán, que hasta enumeran las dunas. No, no es eso. Lo que pasa es que la duna en cuestión se encuentra en el kilómetro 45 del parque de Sossusvlei.
Resulta curioso que para acceder a la región de Sossusvlei tienes que conducir por cientos de kilómetros de pistas de grava. Y tragar mucho polvo, claro. Una vez en Sesriem, sin embargo, después de pagar la entrada al parque nacional (unos 6 euros por persona), se produce el milagro: la carretera es asfaltada y puedes circular sin polvo hasta la duna 45 o hasta el punto de partida para ir a Sossusvlei (a unos 60 kilómetros). 
Son muchos los que se animan a subir a la 45, desde hay unas vistas estupendas del mar de arena, pero merece la pena llegar hasta el final del asfalto para caminar hasta Sossusvlei, la laguna muerta que aparece entre las dunas como un paisaje apocalíptico, como un punto final.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada