lunes, 22 de octubre de 2012

La bahía de Anaho, Stevenson y Melville


El escritor escocés Robert Louis Stevenson fue uno de los que cayeron bajo el hechizo de los Mares del Sur. Cuando en 1888 llegó a la resguardada bahía de Anaho, en Fuku Hiva, la más grande de las Islas Marquesas, escribió que “podrían escribirse muchos libros sobre la belleza de Anaho”. Y no le faltaba razón, ya que todavía hoy se conserva su encanto casi virgen.
 A Anaho se puede llegar en barca o a pie. La excursión a pie permite atravesar unos bosques de mangos y cocoteros que parecen contener el secreto de una ruta iniciática para llegar al paraíso. Una vez en la playa, bajo las palmeras, surge la tentación de no regresar, de prolongar el viaje para siempre.
Otro escritor, el norteamericano Herman Melville, se perdió cerca de aquí, en 1842, tal como cuenta en su libro Taipí. Desertó de un barco ballenero y se quedó a vivir unos meses “con los caníbales”, en lo que ahora se conoce como “el Agujero de Melville”. En su libro confiesa admirar a la gente de este valle feliz y concluye: “¿Qué podría aportarles la civilización?”. Y en eso estamos…

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada