domingo, 28 de abril de 2013

El templo helenístico de Garni


A unos 30 kilómetros de Ereván, la capital de Armenia, se encuentra un edificio curioso que, sin que sirva de precedente, no es ni iglesia ni monasterio. Se trata del templo helenístico de Garni, conocido como el templo pagano. Está situado en un promontorio por encima del río Azad, en el interior de una fortificación que data probablemente del siglo III a. C. 
El lugar fue, y no sorprende, residencia de verano de los reyes armenios, aunque fue destruida primero por los bárbaros y después por un terremoto. Queda, eso sí, el templo, dedicado al dios del sol, Helios, y levantado en el siglo I por el rey Trdat I. El terremoto lo dañó, pero lo reconstruyeron en el período soviético y allí sigue.
A la salida de la fortaleza, hay algunas paradas que venden albaricoques y melocotones secos, nueces, vino de granada o tartas primorosamente decoradas. Es una muestra más de las muchas tentaciones que ofrece Armenia, en este caso en el aparato gastronómico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada