domingo, 24 de noviembre de 2013

Moto en swahili es "piki piki"



Me gusta el swahili. Es un idioma sencillo en el que cada día que pasa aprendes una palabra nueva. Las más fáciles son “simba” (león), “tembo” (elefante), “safari” (viaje), “hatari” (peligro) y “hakuna matata” (No problem). Hoy, en la pista que va de Masai Mara a Isebania, en la frontera con Tanzania, he aprendido que moto es “piki piki”. Nos hemos encontrada muchas en el camino, y la mayoría cargadas hasta más allá de lo imaginable.
Aparte de las motos, en las pistas africanas, de un color rojo que hace que semejen una gran cicatriz, encuentras muchísima gente que camina con fardos de equilibrio precario en la cabeza. Y sorprende de vez en cuando la aparición de una casa de madera mal construida que ostenta el nombre de hotel. No se cortan a la hora de bautizarlos: he visto un Hilton, un Sheraton, un Intercontinental, un Best Zone…
Antes se podía cruzar de Masai Mara al Serengeti por las pistas de la sabana, pero ahora hay que dar una gran vuelta para cruzar la frontera por Isebania, casi a la altura del lago Victoria. Es un trayecto largo e incómodo: tres horas de tumbos hasta que, cerca de la frontera, reaparece el asfalto. El cruce a Tanzania es sencillo y rápido, siempre que aflojes los 50 dólares del visado. Quedan todavía un par de horas hasta llegar a Musomba, a orillas del Victoria. Por cierto, en Musomba aprendí otra divertida palabra swahili: las rotondas de carretera se llaman “kipilefti”, por aquello de “keep to the left”. Gran idioma el swahili.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada