lunes, 20 de enero de 2014

Matala Beach, una playa con ecos hippies



Matala Beach fue, en los años sesenta y setenta, una playa idolatrada por los hippies, un lugar que se ganó por méritos propios, como Ibiza y Formentera, el derecho a figurar en el mapa alternativo de Europa. Fueron muchos los hippies que se dirigieron a Creta sólo para ir a Matala Beach, una playa rodeada de cuevas que en los siglos I y II fueron utilizadas como tumbas. Los hippies vivían en ellas y disfrutaban bañándose desnudos en unas aguas que, según la mitología, habían acogido al mismísimo Zeus.
Cuando Zeus, disfrazado de toro blanco, raptó a la princesa Europa en algún lugar de Fenicia, llegó a Creta por esta playa. Allí se transformó en un águila y se la llevó a las montañas, donde hicieron el amor. El nombre de Europa, por tanto, está ligado de algún modo con Matala Beach. La historia reciente, sin embargo, nos habla de los hippies que allí vivieron. Los militares y la iglesia acabaron expulsándolos, pero aún queda alguna pintada que recuerda que aquella playa fue un paraíso alternativo. 
La cantante canadiense Joni Mitchell figura entre los famosos que acudieron a Matala en los años de peregrinación hippy. Nos dejó una canción como recuerdo, Carey. Es de 1971 y dice entre otras cosas: “La noche es una cúpula estrellada y están tocando este rock and roll rasgado bajo la luna de Matala…”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada