viernes, 6 de junio de 2014

Gjógv, un pueblo que parece dibujado



En las islas Feroe, a la que sales de la capital, Tórshavn, te das cuenta de que lo que más abunda son los pueblos pequeños, encerrados en sí mismos y abrumados por una naturaleza apabullante. Gjógv, en la isla de Eysturoy, es uno de ellos. Viven en él unas cincuenta personas y se caracteriza por un corte en la costa que da nombre al pueblo y unas casas de colores bien cuidadas que atraen a muchos pintores.
En Gjógv hay un hotel que merece la pena, la Guesthouse Gjáargar. En la parte nueva las habitaciones son convencionales, amplias y bien dispuestas, mientras que en la antigua tienen unos lechos vikingos que se encajan en una especie de armario, bajo el voladizo del tejado, y de amplios espacios comunitarios. 
Se está bien en Gjógv, caminando por el acantilado, viendo como las olas baten la playa o, simplemente, mirando desde la habitación como cae la lluvia sobre un paisaje y unas casas de cuento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada