sábado, 26 de julio de 2014

Esplendor de Angkor Wat



De entre todos los templos del recinto de Angkor, el más impresionante es el que lleva el nombre de Angkor Wat. Impresiona por su antigüedad (siglo XII), por sus enormes dimensiones y por la voluntad de reproducir el mundo, con torres en forma de piña que representan las montañas y un lago que simboliza el mar. A pesar de las multitudes, Angkor Wat, el símbolo de Camboya, sobrecoge.
Los tres recintos rectangulares concéntricos, a diferentes alturas, semejan un laberinto en el que se esconden estatuas doradas y tesoros como los bajorrelieves, que merece la pena estudiar al detalle. Basados en el Mahabharata y el Ramayana, sorprenden por sus numerosos personajes, en especial los dioses y las apsaras, o bailarinas celestiales. 
Monjes budistas de distintos países peregrinan a Angkor Wat en busca de la perfección. Una vez allí, oran, admiran y meditan, aunque en determinados momentos, sin que puedan evitarlo, les sale la vena turista.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada