viernes, 28 de noviembre de 2014

Excelencia de la comida en Dali (Yunnan)



La ciudad de Dali, situada a unos 300 kilómetros de Kunming, la capital de Yunnan, es una meca turística desde hace años. Los viajeros independientes solían ir allí, con la mochila a la espalda, en busca de lo auténtico, pero en los últimos años el turismo ha aumentado a niveles increíbles. Sea como sea, a pesar de las multitudes, Dali sigue siendo una ciudad bonita, con hoteles con encanto (como el Fairlyland), ambiente tranquilo, un mercado lleno de colorido y restaurantes que muestran en la calle la excelencia de sus productos. Nota: en Yunnan se come de maravilla.
Aviso: hay dos Dalis, la nueva y la antigua. La antigua data de la dinastía Qing, del siglo XVII, y tiene calles empedradas con preciosas casas bajas. La nueva es una acumulación de edificios clónicos modernos, con unos cuantos rascacielos y hasta una reproducción de la torre Eiffel. Hay que evitar la última, por supuesto. 
La ubicación de Dali es ideal: al pie de los montes Cangshan, de más de 3.000 metros, y cerca del lago Erhai. El agua que baja de las montañas se canaliza por el centro, lo que le añade un encanto suplementario. En Dali, por cierto, domina la minoría bai y, en las afueras, las tres pagodas concentran multitudes turísticas, aunque yo prefiero pasear por las tranquilas calles de Dali, incluso cuando llueve.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada