lunes, 24 de noviembre de 2014

Te y caligrafía



Hay dos cosas en las que la provincia china de Yunnan roza la excelencia: el te y la caligrafía. El mejor te es el de pu’er, de color negro y fermentado. Suele venderse compactado en grandes discos que se acumulan en tiendas tan selectas que a veces se confunden con joyerías. 
En cuanto a la caligrafía, es un hecho que ser calígrafo en China es gozar de un estatus muy especial. No se trata sólo de escribir, si no de trazar los caracteres con arte. Cuando ves un maestro en acción, como es el caso de He Wenhua, compruebas que de la escritura a lo sublime hay un trecho muy corto. 
He Wenhua, nacido en 1934 y distinguido con muchos honores, mueve el pincel mojado en tinta negra con una agilidad de genio de la pintura. En unos minutos puede hacer un gran cartel en el que, diga lo que diga, la poesía salta a la vista. Sólo por ver cómo escribe merece la pena haber ido a Jianshui.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada