lunes, 9 de abril de 2012

Uzbekistán (10): El palacio de Shakhrisabz


La ciudad de Shakhrisabz, nombre que significa “ciudad verde”, está situada en una fértil llanura a unos 80 kilómetros de Samarkanda. Allí nació en 1336 el gran conquistador Tamerlán, y en esta región pasaba sus inviernos, en el siglo IV a. C., Alejandro Magno. Aquí, por cierto, fue donde conoció a la guapa y mítica Roxana.


Del que fuera Palacio de Verano de Tamerlán, el más grande de los edificios jamás construidos por el conquistador, sólo quedan en pie dos inmensos pilares, de 88 metros de altura, cubiertos en algunas partes de mosaicos blancos, azules y dorados. Entre ellos había un gran arco de 22,5 metros de ancho, pero se hundió hace 200 años, y hoy sólo permanecen en pie los pilares. Son suficientes para hacerme una idea de las gigantescas dimensiones del palacio del último de los grandes conquistadores nómadas de Asia Central.


Cerca de los pilares se levanta una gran estatua de Tamerlán (aquí todo es de medida XXXL), que recuerda a los uzbekos el gran poder que llegó a acumular el conquistador. Llevados por la tradición, muchos ciudadanos dan tres vueltas alrededor de la estatua en busca de suerte. Yo me cansé a la segunda, pero, bueno, supongo que alguna suerte me dará.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada