lunes, 4 de marzo de 2013

Fumar o no fumar en Tokio


Los fumadores lo tienen mal en Tokio. En algunos distritos céntricos, como el de Chiyoda, está prohibido fumar en la calle desde el año 2002. De hacerlo, uno se arriesga a una multa de 20.000 yens (unos 165 euros). Y no puede alegarse desconocimiento, ya que hay carteles que recuerdan a menudo la prohibición.

Sorprende la cifra que indica que uno de cada cuatro japoneses fuma. ¿Dónde lo hace? Pues probablemente en casa, ya que ni en la calle ni en las estaciones ni en las oficinas está permitido. En algunas tabernas, sin embargo, sí, y en algunos barrios, como en Shibuya o en Shinjuku, puede verse el espectáculo de fumadores reunidos en una especie de jaulas designadas para ellos, generalmente insuficientes e incómodas. 
No es de extrañar que, visto el panorama, una empresa japonesa decidiera el pasado año instalar una serie de locales para fumadores en el centro de Tokio. Los bautizó como ippuku (“calada”) y están equipados con sillas, aire acondicionado, máquinas de vending y un extractor. La entrada cuesta 50 yens (0,40 euros). Teniendo en cuenta lo adelantado que va Japón, no sería de extrañar que pronto viéramos ippukus por aquí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada