miércoles, 30 de octubre de 2013

Los atascos eternos de Nairobery



A Nairobi le suelen llamar Nairobery, por los muchos robos que allí se cometen, pero en este viaje ni he intuido el peligro. De lo que no me he librado es de los atascos, un clásico en la capital de Kenya. Es en estos atascos que amenazan con eternizarse, como en un cuento de Cortázar, donde comprendo porque se dice que el tiempo en África no tiene nada que ver con el de Europa. “En Europa tenéis los relojes, pero en África tenemos el tiempo”, repiten. Será eso, aunque supongo que los ladrones de Nairobery tienen ambas cosas: tiempo y relojes. En cualquier caso, para amenizar la espera están los vendedores que se mueven entre los coches con prensa, caramelos o lo que sea. Aunque algunos lleven un antifaz con la bandera de Kenya, que quede claro que no son atracadores de autopista. La sonrisa les avala. 
Otra distracción en los atascos es el árbol en el que se posan los inquietantes marabús, pajarracos desgarbados que Graham Greene decía que parecían paraguas desvencijados. Son, de hecho, como un híbrido de cigüeña y buitre, y en Nairobi se concentran en la Uhuru Highway, junto al estadio de fútbol, como un aperitivo de la naturaleza en gran formato que nos espera. No está probado que asistan a los partidos, pero contemplan con indiferencia los miles de coches de la avenida.
Los atascos son de tal magnitud que pienso que un buen observador tendría hasta tiempo, contemplando esas aves, de doctorarse con una tesis sobre los marabús urbanos. Pero por suerte llega un momento en que atasco y tesis se esfuman y los coches vuelven a circular como si nada hubiera sucedido. A partir de aquí empieza la genuina carretera africana, empieza la Kenya que hemos venido a ver.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada